Press "Enter" to skip to content

ORGANIZAR EL TRIUNFO POPULAR CON UN FRENTE PATRIOTICO

Es nuestra entera responsabilidad. No hay ningún justificativo, ni mucho menos excusas, para no hacerlo. Tampoco lugar a mezquindades o especulaciones personales, para demorarlo. La Argentina necesita que se constituya un amplísimo Frente Patriótico sin exclusiones, para convocar a la ciudadanía a derrotar en las elecciones al dañino gobierno de Macri y su desteñida alianza Cambiemos. La dirigencia del amplio y mayoritario campo nacional y popular, tiene que demostrar que está en condiciones de unirse y organizarse.

Las consecuencias de no obrar a la altura de los acontecimientos será facilitarle la reelección a un gobierno que ha fracasado e incumplido todas sus promesas, pero que cuenta con un formidable apoyo de factores económicos de poder interno y geopolíticos externos. En lo interno esos factores buscarán la continuidad del brutal mecanismo de saqueo financiero y económico, que desde hace tres años ha roto toda desmesura imaginable. En lo externo, el poder internacional actúa ya desembozadamente en función de intereses de disputa de mercados y recursos naturales. Los patrones del mundo necesitan que Argentina sea otro de sus peones en el tablero y el gobierno de Macri obedece. La Patria está siendo extranjerizada y el Pueblo expoliado económicamente, mientras el sistema democrático es arrasado por decreto, en connivencia con manipuladores mediáticos y judiciales.

La mayoría del Pueblo quiere decirle BASTA a este proceso de colonización territorial, económica y del pensamiento. Donde un puñado de ricos parasitarios, en forma autoritaria, quieren arrasar con los derechos de mujeres, hombres, jóvenes, niños, trabajadores estatales y privados/as, de desocupados, jubilados y pensionados, personas con discapacidad, estudiantes, de pequeños y medianos empresarios nacionales, de cooperativas,  mutuales y organizaciones de la economía social, de las economías regionales, de los pueblos originarios, de migrantes, los docentes, universitarios, intelectuales y artistas.

Para evitar que por vía electoral se consoliden estos atropellos sociales y entrega de la Patria, tenemos que convocar a una Unidad Nacional lo más ancha posible, para organizar un amplísimo Frente Patriótico para las próximas elecciones de octubre. Un Frente PATRIÓTICO, donde las reglas de juego sean democráticas, dando participación a todos los sectores y espacios políticos y sociales que quieran derrotar al gobierno y abrir el camino a la reconstrucción nacional. Donde los candidatos del Frente sean ungidos en elecciones primarias abiertas (PASO), con sistema D´Hont sin piso y donde se respete la integración de las listas de las minorías.  

Por este camino de Unidad vamos a poder dar respuesta a la mayoría de nuestro pueblo, que está desolado y que espera poder dar vuelta esta nefasta página. Este llamado a la Unidad Nacional propone trascender los acuerdos electorales, ya que lo que está en riesgo son las estructuras de un Estado de Derecho democrático y social, que desde hace por lo menos 70 años, viene luchando el Movimiento Nacional, Federal, Latinoamericano y ahora también feminista.

La Argentina necesita una estrategia para su pensar su futuro y no enfrascarse en una destructiva discusión del pasado. Por ello, es hora de volver a debatir también nuestro Modelo Nacional. Un Modelo Nacional que asiente en un Estado Nacional, Federal y Municipal; eficaz, transparente, democrático y participativo. Un Modelo Nacional que ponga de pié y en marcha a la economía nacional, aprovechando y cuidando nuestros inmensos recursos naturales, humanos, tecnológicos, culturales y productivos. Un Modelo Nacional que recuperando la confianza del ahorro nacional, rompa este brutal encorsetamiento monetario y financiero, frenando la sistemática fuga de capitales, la usura financiera y el desaforado endeudamiento externo. Un Modelo Nacional que recupere para el Estado funciones en la infraestructura económica, como la producción energética, su distribución y comercialización garantizando la universalidad de ese derecho. Un Modelo Nacional donde los argentinos recuperemos el control de las fuerzas productivas estratégicas, de los recursos naturales y de la comercialización externa. Un Modelo Nacional con un Estado presente, federalista y municipalista. Y una economía que se apoye en las economías regionales y locales, en las empresas nacionales, las PYMES y la economía social.

La Argentina necesita de un Modelo Nacional, para recuperar un rumbo de progreso, bienestar y justicia social. Pero la Argentina necesita también la paz y la concordia.  La grieta, el odio y el revanchismo nos conducen al fracaso y al atraso. Tenemos la necesidad de realizar acuerdos sociales y consensos políticos que cambien drásticamente el rumbo a una Nación que está a la deriva. Como lo hicieran en la década del 70 los dos líderes de los dos grandes partidos populares, para sellar en un abrazo histórico un acuerdo Multipartidario y Multisectorial que incluyo a todos los sectores y que puso fin a la grieta de aquellos difíciles y turbulentos años. Por ello, convocamos a los estamentos religiosos, sindicatos, cámaras empresarias nacionales, partidos políticos, etnias, colectivos sociales de la diversidad y todos aquellos que defienden el interés nacional, a debatir un Contrato Político, Económico, Social, Federal y Ético. Para recuperar la confianza que hemos perdido entre nosotros y sobre nuestro destino colectivo como Nación, necesitamos una dirigencia portadora de valores y de compromiso.

Por este camino de Unidad, de compromiso y participación democrática, vamos a poder dar respuesta a la mayoría de nuestro pueblo, que está desolado y que espera poder dar vuelta esta nefasta página neoliberal; retomando un sendero de concordia, progreso y dignidad.